Leer más libros: método de rehabilitación en cárceles

Hace unos días veía un documental sobre las cárceles más duras del mundo y el primer capítulo fue en la prisión de Danlí, ubicada en Honduras. ¿Qué tiene que ver esto con este blog de libros? Ahora les cuento más…

Método de rehabilitación en cárceles

Mientras el documental iba avanzando, se mostraba la vida de los privados de libertad. Sin embargo, me llamo la atención una cápsula donde se reúne una abogada, con un presidiario y le preguntas si ha leído más. El privado de libertad responde que sí lo ha hecho, pero ella argumenta que no se encuentra ningún registro en el libro que indique que ha ido a leer a la biblioteca. Pero él contra-argumenta que sí lo ha hecho. La abogada responde que si lee más podría ayudarle a rebajar su condena dos años.

En el momento que escuché eso me quedé pensando… No sabía si eso era bueno, malo, una medida adecuada, etc.

Te podría interesar: El caso Rosenberg

¿Bien o mal?

A pesar que leer es algo muy importante para aprender, culturizar, mejorar en escritura y lectura, no debe ser una imposición, en primer lugar. La lectura debe motivarse, debe implantarse el gusto, que la persona descubra el mundo nuevo que pueden tener a través de las letras plasmadas en cada página. Segundo; no considero que sea un método de rehabilitación o de baja de los años de condena. Eso necesita otro tipo de acciones más drásticas, que demuestren realmente la voluntad de la persona de re-integrase a la sociedad. Tercero; una biblioteca en una cárcel está bien, pero qué tipo de libros se les “obliga” (desearía decir motiva) a leer. Si es un método de rehabilitación, deberían existir obras estratégicas. No fábulas, cuentos, etc. que los presidiarios pueden elegir leer (si es que lo hacen), con tal de disminuir su tiempo en presión.

Te puede interesar: ¿Por qué los líderes leen?

¿Ustedes qué opinan de esto? ¡Si quieren comentar, los leo!

¡Hasta un próximo post!

Firma Sophia Valenzuela